Seleccionar página

El 1/07/2019  entró en vigor el Reglamento 655/2013 sobre alegaciones de productos cosméticos. Este nuevo reglamento prohibe usar términos como “sin parabenos”, “sin fenoxitanol”, “sin siliconas”, “sin sulfatos”, ” sin sales de aluminio” en el envase de cualquier tipo de cosmético. Esto significa terminar con una nomenclatura que aparece en multitud de cosméticos, la llamada estrategia o reclamo publicitario del “sin”.

 

Por qué esta prohibición

Se prohibe usar el reclamo publicitario del SIN porque los laboratorios que siguen empleando parabenos, sales de aluminio, etc, (y por lo tanto no podían incluir el SIN en sus envases)  presionaron a los organismos competentes para que a través de este decreto se eliminase dicho reclamo y la visión negativa de estas sustancias.

Como la población cada vez está más preparada e informada sobre el potencial peligro de ciertas sustancias, las evita y escoge productos con ingredientes saludables, no limitados en su concentración, ni que tengan en marcha estudios sobre su posible peligrosidad. Por tanto, escogían cosméticos sin parabenos, siliconas, sulfatos, etc. lo que generaba pérdidas a esos laboratorios que las utilizaban.

El consumidor ya no sabe de quién fiarse porque los laboratorios nos han demostrado que lo que interesa es el dinero. El laboratorio Pfizer ocultó indicios de que uno de sus fármacos podría estar relacionado con la curación del alzheimer, decidiendo no seguir con el estudio por lo costoso que suponía el ensayo. Tampoco publicó esos datos para impedir a otros científicos indagar sobre el suceso. https://elpais.com/sociedad/2019/06/05/actualidad/1559749832_040997.html

Todos queremos emplear cosméticos seguros, y los parabenos, el formaldehido, o el triclosan, están siendo analizados por especialistas e investigadores que aseguran pueden tener posibles efectos negativos en nuestra salud.

Si un formato es libre de estas sustancias ¿Está mal indicarlo? Es una estrategia más de marketing, como muchas tantas que emplean. ¿Entonces todos los productos milagro que se publicitan? Esos sí que deberían controlarse, porque están vendiendo un efecto imposible. Nos están engañando. Que no lleve parabenos o triclosan no es un fraude, ni perjudica la salud. Llevará otro ingrediente o conservante similar, pero es el consumidor quién elige lo que quiere comprar.

 

El consumidor tiene la última palabra en la elección de un cosmético saludable

Las farmacias, parafarmacias, centros de estética, peluquerías, perfumerías etc, deberían escoger productos libres de estas sustancias,  seleccionando laboratorios responsables que ya las han eliminado y mejorado sus formulaciones.

Nosotros como consumidores, debemos elegir también productos libres de ingredientes problemáticos. Si la ley ampara a los grandes laboratorios, a la industria química, nosotros debemos revelarnos buscando laboratorios responsables  que velen por nuestra salud. Cada vez que voy a la farmacia y me encuentro un cosmético lleno de parabenos u otras sustancias peligrosas derivadas del petróleo se lo comunico a la farmacéutica, y me quejo de la poca sensibilidad a la hora de seleccionar marcas. Una farmacia no puede tener productos similares a los que puedes encontrar en un bazar chino. Hay que buscar marcas saludables. 

 

Algunos laboratorios se niegan a eliminar los parabenos

Prohibicion de los parabenos

Algunos laboratorios siguen empleando parabenos porque se niegan a reformular sus cosméticos. No les interesa buscar alternativas y siguen afirmando que los parabenos son seguros.

No voy a entrar en esa polémica, lo que sí afirmo es que se sospecha, aunque todavía no hay evidencias científicas que lo ratifiquen, por eso no están prohibidos, de que son posibles disruptores hormonales. Pensad que hasta hace relativamente pocos años, los parabenos llamados de cadena larga (5 parabenos) no estaban prohibidos en cosmética. Actualmente no está permitido el uso de ninguno de ellos, al considerarse peligrosos para la salud, en concreto por interferir en el buen funcionamiento de nuestro sistema hormonal.

Actualmente, los parabenos permitidos son:

  • Metilparabeno (E-218) y etilparabeno (E-214), los menos restringidos. Como máximo pueden estar presentes en un 0,4% en cualquier cosmético y en un 0,8% si se combinan.
  • Butilparabeno y propilparabeno (E-216), son los parabenos no autorizados en 2014 en productos para niños menores de tres años en la zona del pañal, ya que la piel irritada puede absorber más fácilmente estas sustancias con reconocido efecto estrogénico. Para el resto de productos cosméticos, la Unión Europea restringió el porcentaje permitido de 0,4%, hasta el 0,14% y un máximo de 0,8% si van unidos, aún sabiendo que alteran el equilibrio hormonal.

Muchos productos químicos de síntesis son necesarios y no perjudiciales, pero lo que no se puede permitir son ingredientes potencialmente peligrosos para nuestra salud, simplemente por el interés y los beneficios de la industria química y los gobiernos.

 

¿Se van eliminar los productos con este reclamo publicitario del SIN?

La aplicación de estos criterios sobre los cosméticos «sin» entró en vigor el 1 de julio de 2019. A partir de ese momento está prohibido introducir en el mercado nuevos productos y lotes antiguos que no cumplan con los criterios actuales. Los lotes de producto que ya estuviesen en el mercado antes del 1 de julio, no serán retirados. Por este motivo, durante un tiempo podremos encontrar productos comercializados que no cumplan la nueva norma. 

 

Otros reglamentos importantes que se modifican

Prohibicion del 2 chloro-p-phenylenedioamine en tintes

Según estas nuevas normas se limita el uso del CLIMBAZOL como conservante en cremas faciales, lociones para el cabello, cuidado de los pies. Se rebaja su concentración máxima del 0,2% y del 0,5% cuando se trata de champús o cosméticos con aclarado. Estas medidas serán aplicables a partir del 27 de noviembre de 2019.

 En la actualidad se emplea como conservante en los cosméticos en una concentración máxima del 0,5 % en el producto listo para su aplicación.

Las últimas modificaciones sobre los productos cosméticos (Reglamento UE 2019/681 de la Comisión, de 30 de abril de 2019, por el que se modifica el anexo II del Reglamento (CE) 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo) prohíben el uso de «2-Chloro-p-Phenylenediamine» y sus sales de sulfato y diclorhidrato, en los tintes para el pelo, incluyendo los destinados a cejas y pestañas.

 “Esta sustancia se incorpora así, a la lista de sustancias prohibidas (anexo II del Reglamento 1223/2009) por lo que, a partir del 22 de noviembre de 2019, no se introducirán en el mercado de la UE los tintes que contengan «2-Chloro-p-Phenylenediamine»

Como podéis comprobar ahora más que nunca se debe analizar el INCI, de cualquier cosmético que vayamos a comprar. En estetica40 os seguimos informando sobre el cuidado con una cosmética saludable.

Adsense

Sígueme en Facebook

VALORAR EL POST

Pin It on Pinterest

Shares
Share This

CONSIGUE LA GUÍA PRÁCTICA PARA DESINTOXICAR TU PIEL Y EVITAR EL ENVEJECIMIENTO PREMATURO CON PRODUCTOS SALUDABLES.

 

APÚNTATE Y LUCIRÁS UNA PIEL SALUDABLE, VITAL Y LIBRE DE IMPUREZAS

BIENVENIDA. YA PERTENECES A LA COMUNIDAD DE ESTETICA40!!